Universidad Nacional
de Tucumán
Facultad de
Psicología

Convocatoria

La convocatoria al V Congreso Internacional de Psicología por la Facultad de Psicología de la UNT, ante la celeridad vertiginosa de los cambios sociales, está motivada por la necesidad de reflexionar en torno a los desafíos que debe enfrentar la Psicología por la complejidad de las problemáticas y los padecimientos subjetivos que, entre otros, provocan:

La desocupación, el trabajo en negro, el trabajo infantil y el trabajo esclavo, con sus secuelas de pobreza y marginación social, son consideradas por la OMS y la OPS como causa de enfermedades y de padecimientos sociales.

El analfabetismo, la repitencia, la deserción escolar, el bullying, por sus magnitudes, revisten características preocupantes. La baja calidad del sistema educativo se ha convertido en un serio escollo para acceder a estudios superiores y a una adecuada inserción laboral.

La violencia suicida u homicida, en sus diversas expresiones, social, familiar, de género, de manera expresa o encubierta como en los accidentes domésticos y de tránsito, se ha vuelto un fenómeno irrefrenable, constituyendo hoy un verdadero flagelo social.

La problemática de la droga que en sus inicios, nuestro país fue un lugar de tránsito, pasó a ser hoy un lugar de producción, consumo y comercialización. El fenómeno ha crecido exponencialmente, frente a un Estado que se muestra impotente para contenerlo al carecer de la tecnología y la solvencia profesional adecuada para abordarlo.

La xenofobia social, cultural y religiosa, como rechazo de las identidades culturales diferentes a la propia, ha superado el fenómeno grupal y social para convertirse en un objetivo político de gobiernos democráticos.

Tanto las crisis sociales como los procesos de crecimiento económico y de desarrollo social conllevan la intensificación del riesgo de fragilización subjetiva y la destrucción del tejido social. Algunos investigadores sociales denominan a la sociedad actual como una “sociedad líquida” y a la subjetividad que genera “subjetividad del conformismo y de la adaptación exitosa” que reproduce los mecanismos sociales y económicos del mercado (competencia generalizada, desactivación de lo público; apego a lo meramente reproductivo) que lo han llevado al individualismo y la masificación.

La ciencia positivista al desconocer lo psíquico, deja al sujeto negado u objetivado por la mirada del profesional, en quien se amalgaman el saber y el poder. Al sostener una ilusoria objetividad en sus observaciones, resigna un rasgo esencial del ser humano, los fenómenos relacionados con la singularidad subjetiva y el lugar protagónico que el sujeto social activo tiene en los procesos históricos sociales.

A este mero objeto de investigación al que se ve reducido el hombre, sus arquitectos lo diseñaron a la medida de las necesidades de la producción y las demandas del consumo para una sociedad basada en la tecnología y regida por las leyes de la economía.

Los aportes de la Psicología, desde la prevención y la promoción de la salud, facilitan el despliegue de las potencialidades personales y el establecimiento de lazos estables con el entorno social de cada individuo, beneficiando su salud, su educación y su calidad de vida.

Nuestro saber psicológico en sus distintos ámbitos de aplicación (clínico, social y comunitario, laboral, educacional, jurídico, etc) requiere de paradigmas científicamente fundados y de prácticas profesionales interdisciplinarias e intersectoriales.

Dr. Osvaldo R. Llapur